Un topo en prisión, miles en la calle

¡Propaga el mensaje!

Uno de nuestros luchadores más aguerridos recibía el alias de “topo”. Por haber estado siempre a la vanguardia de cada protesta contra la tiranía, hoy se pudre en los calabozos del gobierno comunista.

¿Quién es El Topo?

Le conocemos como topo, porque semejante al roedor es una verdadera plaga, eso sí, plaga para los comunistas del gobierno: hacía su madriguera en el mismo seno de la maquinaria estatal, a veces incluso vistiendo de verde oliva, para dejar inquietantes mensajes de Libertad y Dignidad en las manos de cuanto funcionario público podría reclutarse para la causa del renacer nacional.

Como vocero del nacionalismo, su trabajo consistía en infiltrar todo núcleo rojo, buscaba hacer dudar a las bases del chavismo, para poder derribar el edificio rojo.

En lugar de elecciones promovía la caída de la tiranía sin pactos, diálogo ni negociación. Al ser más peligroso que toda la cúpula de la MUD junta, fue apresado hace más de dos años acusado de “terrorismo”. ¡Las únicas armas que cargaba eran sus panfletos y sus ideas!

Más que un homenaje, hoy le arrojamos una seria advertencia a la tiranía: el presidio no doblegará nuestro espíritu.

¿Creían que acabarían el problema aprensando un topo? ¡Ahora somos miles de topos en las calles!

Topo no está preso, topo se multiplicó. Estamos en las calles, en las escuelas, en las panaderías que expropian, en los cuarteles, en los ministerios, hasta en los colectivos. Somos el personal que les limpia la casa y les cocina el almuerzo, estamos en todas partes. Estamos hasta en su sopa, así que prepárense.

Les toca prepararse porque una cosa es segura: si no salen por las buenas, saldrán por las malas… ¡Pero salen! Venezuela es nuestra y no les pertenece a las hienas rojas.

Socialismo “por ahora”, Venezuela para siempre.

¡Propaga el mensaje!

Sobre nosotros Lucio Cornelio Sila

Nacionalista y autoritario nacido en Santiago de León de Caracas. Absolutamente historicista y espiritual. En guerra permanente contra la decadencia moderna y toda forma de igualitarismo. No concibo la resistencia netamente intelectual: conforme escribo propuestas, me preparo para la batalla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *