Clandestinidad y Seguridad Informática: importancia y herramientas para preservarlas

¡Propaga el mensaje!

Prudencia y valentía, dos fuerzas del soldado político

Ser un soldado político implica transitar una de las sendas más duras e ingratas: conquistar la felicidad pública a través del sacrificio personal.

Ezra Pound dijo “si un hombre no está preparado a correr riesgos por sus opiniones, es porque o bien sus opiniones no valen nada, o él no vale nada”. Quienes sostenemos esta lucha contra la tiranía roja, estamos convencidos de la valía infinita de nuestros postulados: no defendemos agendas o programas que son mutables y temporales; luchamos por principios que son eternos e inmutables. No a la materia, a Dios; no al abstracto mundo, a la Patria; no al partido, a la familia; no a las leyes positivas, al orden natural.

Nuestras ideas valen, porque son herencia que renueva. Y justo como nuestros ideales clásicos, también nosotros debemos ser estoicos: la marcialidad de nuestra praxis ha de equipararse no con la del politicastro moderno, sino con la del tribuno romano. Y en honor a estos ideales, debemos estar dispuestos a arriesgar nuestras vidas.

En la actualidad, las tiranías gozan de mecanismos tan complejos como avanzados, que les permiten detectar y eliminar todo atisbo de disidencia. Pretender pelear contra una tiranía comunista sin las debidas precauciones es demostración de imbecilidad y tendencias suicidas. Nuestro heroísmo no basta con ser inspirador, también debe ser provechoso. No apostamos por el triunfo pírrico, sino por la victoria total.

Por ello, es fundamental que aquellos que se dediquen a propagar la verdad, se protejan. Si aceptamos que los medios cibernéticos y las redes sociales son las más óptimas para nuestra propaganda, tenemos la obligación de blindar también al mensajero.

No es paranoia, es la realidad. No es cobardía, es instinto de preservación. En Venezuela están aplicando la receta soviética, la cual le funcionó de maravillas a la tiranía cubana. Mientras una “oposición” oficial legitima al régimen a través de la ficción electoral, la verdadera disidencia anticomunista es asesinada por las balas paramilitares o por el hambre de las mazmorras.

Por eso reiteramos: la clandestinidad no es opcional, es una obligación impuesta por la realidad.

Todo aquél político que denunciando los males del gobierno extranjero goza del privilegio de mostrar su rostro sin ser detenido, es un cómplice de la tiranía. ¿Cómo explicar, que una tiranía que abiertamente asesina o encarcela a sus adversarios sin importar su relevancia mediática, deje sin rasguño a políticos que le son contrarios abiertamente? No importa el credo ideológico que supuestamente defienda ni la validez de sus argumentos: si un político se identifica sin preocupación alguna, como si alguna fuerza invisible le garantizara su libertad, es cómplice del chavismo.

Hay excepciones, por supuesto que sí, pero estas se manifiestan en aquellos tontos útiles cuyas palabras o acciones no representan un verdadero riesgo para el yugo. Ejemplos prácticos, aquellos pacifistas incautos que pretenden dialogar con malandros narcotraficantes, o los estorbos antropomórficos que se niegan a trancar una calle o rayar una pared por una concepción ignorante sobre la ciudadanía.

Queremos arriesgarnos, sí. Pero de manera útil. Preferimos terminar en las mazmorras de la tiranía por haber desnudado su naturaleza perversa, o por haber realizado una acción heroica que les debilite; antes de terminar abaleados por algo efímero como dedicarle una amenaza por twitter a algún dirigente del chavismo sin ocultar nuestro rastro.

La cautela ni siquiera se trata de nuestra vida, algo de responsabilidad personal, sino de las vidas de nuestros seres queridos que pudiesen convertirse en objetivos militares del gobierno comunista, en un afán de mermar nuestra voluntad. El peligro latente existe, la milicia digital es un cuerpo paramilitar mantenido por el PSUV cuya finalidad es revisar perfiles personales, identificar disidentes y presentarlos ante las “autoridades” judiciales.

Una vez explicado el porqué de la clandestinidad, que en el plano físico se traduce en capuchas y seudónimos, pasaremos a dotarles de las herramientas para asegurar la clandestinidad en línea.

Artillería para la protección en línea

El mundo cibernético es definido por su mutabilidad constante. Para mantenernos seguros es fundamental utilizar el sentido común, y actualizar siempre nuestros programas. Jamás habrá una lista definitiva de herramientas informáticas seguras, siempre habrá que investigar, comparar y reemplazar. Además, no existe sistema informático infranqueable, solo alternativas para dificultar la acción del enemigo contra nosotros.

Dicho esto, siempre será preferible el trato personal al de las redes sociales.

Para propagar mensajes masivos, es mejor utilizar computadoras públicas como las de un cybercafé en lugar de nuestros ordenadores personales. Mientras menos rastros dejemos es mejor. La idea radica en preservar nuestra identidad: no importa que tan radical sea el mensaje, la tiranía no hará nada si no consigue a quién imputar.

Crea cuentas de correo falsas, con contraseñas complejas. Crea perfiles falsos en redes sociales con dichas cuentas para asediar y fustigar electrónicamente a los miembros y colaboradores de la tiranía, al tiempo que defiendes las ideas nacionalistas. Y por supuesto, asegúrate de tener protegidos los puntos de conexión. Jamás uses datos verdaderos, y descarta el agregar amigos o familiares ajenos a esta lucha. No incrimines a nadie.

Navegadores web seguros:

El navegador web presentado por el Proyecto Tor es uno de los más seguros del mundo, al cancelar la ejecución inadvertida de formas de rastreo además de transmitir la información a través de múltiples nodos, obstaculiza la localización del usuario por parte de terceros. Su versión portátil es increíblemente útil: permite ser descargado en una memoria portátil para ser ejecutado sin necesidad de instalación en cualquier PC. Simplemente ve a la biblioteca más cercana y sube sin problemas toda la propaganda radical que quieras.

La páginas de descargas oficial es https://www.torproject.org/download/download

El problema de Tor es que dificulta la navegación lúdica o práctica, por lo que no le recomendamos como opción diaria sino como alternativa para operaciones puntuales.

Una alternativa para el uso diario, aunque menos segura, es el navegador Opera, el cuál incorpora el acceso a su propio VPN privado que es tanto gratuito como ilimitado. Debes activar el VPN en las opciones del navegador.

Páginas de descargas oficial de Opera http://www.opera.com/es-419

Redes VPN:

Las Redes Privadas Virtuales, o VPN, son redes de computadoras interconectadas que permiten burlar los bloqueos gubernamentales a páginas prohibidas. Dependiendo del grado de seguridad de estas redes, dificultan la localización del usuario, lo que en la práctica se refleja en que aunque te conectes desde Venezuela, quién te intente rastrear dará con direcciones IP de otro país. Es una forma efectiva de romper con la censura en internet.

Para la fecha la VPN gratuita más segura es CyberGhost. Activa el VPN antes de navegar o hacer cualquier actividad política que requiera conexión a internet. La idea es evitar que el enemigo sepa desde donde te conectas o qué clase de lecturas realizas. La tiranía, por ejemplo, guarda registro del tráfico a ciertas páginas o la búsquedas de algunas palabras claves: si vas a buscar como hacer “cosas caseras”, considera activar el VPN.

Páginas de descargas oficial de CyberGhost http://www.cyberghostvpn.com/es

Otra alternativa es Hotspot Shield https://www.hotspotshield.com/es/

Aplicaciones de mensajería instantánea:

Si vas a planificar una acción política o compartir información sensible, evita cualquier servicio de mensajería como Whatsapp o el Facebook Messenger (los chats de redes sociales son los más vulnerables). No importa qué tan popular sean estos programas, son peligrosos. Facebook, whatsapp, twitter e instagram son las aplicaciones más populares en Venezuela… ¡Y el SEBIN lo sabe!

Si necesitas organizar algo, evita hacer referencias directas a fechas o lugares (los cuales deberían ser designados personalmente). Habla siempre en código. Los SMS son de dominio gubernamental, y las llamadas son tan públicas como una transmisión de radio.

En caso absolutamente necesario de contar con un medio de comunicación directa a distancia, utiliza Telegram. Puedes realizar tu propia investigación y corroborar el cómo es el único medio seguro. Admite además la opción de “chats secretos”, lo que te permite configurar la autodestrucción de los mensajes luego de ser enviados. Puedes acceder a Telegram desde la PC, también a través de una aplicación telefónica. Esto es sumamente útil, pues te permite estar en contacto con el resto de tu equipo así no tengas un teléfono inteligente.

Página oficial de Telegram https://telegram.org/

Servicios de correo electrónico encriptado:

Es útil tener perfiles falsos, pero más útil aún tener un correo electrónico seguro en donde recibir los detalles de dichas cuentas. Si necesitas pasar información a un patriota de lucha, la mejor forma es a través de algún dispositivo físico, pero en caso que la distancia se imponga, usen correo electrónico encriptado.

Descarta Gmail, hotmail y demás servicios carentes de medidas de seguridad avanzada. Crea una cuenta en cualquiera de los siguientes proveedores gratuitos de correos seguros:

HushMail https://www.hushmail.com/
ProtonMail https://protonmail.com/

Adicionalmente, puedes utilizar el servicio de YopMail para crear direcciones temporales. Esto permite transmitir archivos puntuales sin dejar rastro, o crear cientos de perfiles falsos en redes sociales para fustigar a los cómplices de la tiranía. El Spam es válido contra esos sucios.

YopMail http://www.yopmail.com/es/

Aplicaciones y recomendaciones varias

Ten sentido común y prudencia. No abras archivos desconocidos ni te fíes de todo lo que veas o leas por internet. El conocimiento es poder, y eso se manifiesta en las redes: investiga todo lo que puedas para mejorar tu autonomía y privacidad. Eres un soldado político, espía y agente de contra inteligencia que lucha por el triunfo de la Libertad sobre el despotismo comunista.

Lo idóneo es tener una PC exclusiva para el activismo político, en donde jamás utilicemos nuestros datos personales, y cuyo disco duro podamos enterrar o quemar sin perder nada valioso. En caso contrario, ten más cuidado de lo que subes y cómo lo subes.

Existen aplicaciones VPN para los celulares, aunque no todas son igual de efectivas. Es preferible el uso de la PC, recuerda que todo teléfono es un micrófono y una cámara de seguridad al servicio de la tiranía si logran comprometer su seguridad. ¿Vas a reunirte con tu equipo nacionalista? Deja el celular en casa, o guárdalo en un refrigerador: ¡ellos puedes rastrearte!

Descarga aplicaciones cada vez mejores para bloquear tu celular. Hay algunas que incluso permiten borrar tu memoria si se llega a un número determinado por el usuario de intentos fallidos. ¡Úsala!

Si conoces de más aplicaciones, herramientas o recomendaciones, envíanos tus sugerencias.

¡Propaga el mensaje!

Sobre nosotros Lucio Cornelio Sila

Nacionalista y autoritario nacido en Santiago de León de Caracas. Absolutamente historicista y espiritual. En guerra permanente contra la decadencia moderna y toda forma de igualitarismo. No concibo la resistencia netamente intelectual: conforme escribo propuestas, me preparo para la batalla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *