Cruz de Santiago, estandarte de nuestra cruzada espiritual

¡Propaga el mensaje!

Santiago y su cruz, santa tradición guerrera

A través de los siglos, el hombre ha encontrado en los símbolos un elemento imprescindible en la forja de su destino. Como herencia de la tribu, las sociedades contemporáneas mantenemos la costumbre de enarbolar a modo de insignia estandartes, escudos y banderas capaces de sostener significados tan diversos como profundos. Desde las originarias marcas del artesano hasta el vexilum portado por las legiones romanas, los símbolos se han constituido en un mensaje viviente, en un discurso captado por los ojos y entendido por el corazón.

Los movimientos que en otrora han defendido los principios inmortales que definen a occidente, se han caracterizado por una impecable estética que marcha al ritmo de su ética. Tales experiencias nos aleccionan a los patriotas de hoy en día, sobre la importancia que representa la correcta escogencia de un símbolo capaz de representar la causa nacional. Tal decisión debe estar sentada sobre sólidas bases y articulada por el espíritu de la historia, en ningún momento puede estar derivada por la maleable opinión de las mayorías ni mucho menos por la improvisación.

Lo que nos identifique debe nacer de nuestra identidad. Tal axioma un tanto redundante debe ser adoptado para el triunfo de la idea patriótica sobre las demás. Si sostenemos que el fervor de nuestras acciones está guiado por la síntesis entre el arraigo a la tierra y la defensa de la tradición, debemos portar un símbolo que tenga su origen en ellos.

La Reconquista

Santiago enfrentándose a las tropas moriscas.
Santiago enfrentándose a las tropas musulmanas.

A partir de la gloriosa batalla de Covadonga en el año 722, donde los trescientos cristianos de la península ibérica bajo el mando de Don Pelayo derrotaron cientos de miles de tropas moras venidas de Al-Ándalus, queda registrada en la historia el inicio de la Reconquista.

En este contexto, cuando las batallas por occidente se hacían cada vez más arduas, la tradición registraría al día 25 de septiembre de 814 como una fecha milagrosa. En auxilio del rey Ramiro I quien combatía en aquél entonces al Califato de Córdoba, apareció por vez primera entre las montañas de Clavijo, el apóstol guerrero Santiago el mayor. Cabalgando a toda carga y armado para la batalla, el apóstol enarboló un estandarte blanco con una cruz en forma de espada. Según el épico relato, la espada del apóstol no descansó hasta teñirse de rojo con la sangre del enemigo.

Las victorias cristianas bajo el pendón apostólico fueron cuantiosas, hasta el punto que numerosos caballeros católicos se identificaron con el mismo. En 1158 nacería la Orden de Santiago, cuya misión consistiría en hacer retroceder las huestes musulmanas que intentaban arrasar con occidente. El valor de estos guerreros hispanos se convirtió en la muralla infranqueable que permitiría el desarrollo de la civilización occidental, teniendo como eje central la Europa medieval.

Santiago, patrono de Venezuela

La Orden de Santiago eventualmente tendría una enorme influencia en los reinos católicos de la península ibérica, hasta el punto de trascender la esfera militar y llegar a la cultura y el arte. Tal simbiosis entre el guerrero santo y la lengua de Cervantes llegó hasta el nuevo mundo, donde los Conquistadores no dudaron en fundar múltiples ciudades en honor al apóstol Santiago.

Escudo de armas de Santiago de León de Caracas, adoptado posteriormente por la Capitanía general de Venezuela.
Escudo de armas de Santiago de León de Caracas, adoptado posteriormente por la Capitanía general de Venezuela.

El 4 de Septiembre de 1591 el rey Felipe II, en pleno apogeo del Imperio Español, confiere el escudo de armas a Santiago de León de Caracas con la siguiente descripción: “En campo de plata de un león color pardo, puesto en pie, teniendo entre los brazos una venera de oro con la Cruz Roja de Santiago, y por timbre una corona de cinco puntas de oro”.

Un dato poco conocido es que tal escudo no representaría únicamente a Caracas (capital desde 1577), sino que la “Provincia de Venezuela” y posteriormente la “Capitanía General de Venezuela” le adoptaría como escudo oficial de la región. Por lo que la Cruz de Santiago y la bendición del santo guerrero se mantuvieron en Venezuela desde 1591 hasta 1811, nada más y nada menos que 220 años.

En el siglo XX, vuelve la cruz

La cruz de Santiago como pendón hispano se mantiene ondeando a través de los siglos. Con facilidad se puede corroborar sus numerosas apariciones en distintos ámbitos de la cotidianidad venezolana.  Durante el gobierno del Nuevo Ideal Nacional (1952 – 1958) la cruz del apóstol estaría presente como emblema del Estado Mayor General, apareciendo hasta en el traje formal de gala del General Marcos Pérez Jiménez. Además, por su carácter guerrero e hispanista, la cruz estaría plasmada en el escudo de armas de la ciudad de Mérida a partir del año 1955.

Retrato del General Marcos Pérez Jiménez donde aparece la cruz guerrera en el cuello del uniforme.
Retrato del General Marcos Pérez Jiménez donde aparece la cruz guerrera en el cuello del uniforme.

También el periodista, escritor y líder nacionalista Germán Borregales ondeó con orgullo la insignia hispanista, cuando el Movimiento de Acción Nacional adoptó la cruz del apóstol como símbolo oficial de aquél partido venezolano, y se lanzó a la tarea de denunciar la decadencia moral y social impuesta por la democracia en Venezuela.

Germán Borregales arengando al pueblo de Venezuela, portando el estandarte del apóstol guerrero.
Germán Borregales arengando al pueblo de Venezuela, portando el estandarte del apóstol guerrero.

Post tenebras spero lucem

La cruz de Santiago lejos de representar un afán reaccionario, simboliza realmente el anhelo arraigado en todos los pueblos  hispanoamericanos de volver a transitar juntos un sendero de grandeza. Es la idea de unidad a partir de la diversidad, de como las diferencias entre nuestras naciones hacen del espíritu hispano el portador de una misión continental más vigente que nunca. En la insignia guerrera se conjugan a la perfección la devoción espiritual con la templanza combativa, llegando a constituir juntos un binomio invencible. Es el amor hacia nuestras raíces, nuestra tierra y nuestra familia el que nos impulsa a tomar la espada en su defensa. Así como en otrora los cruzados bordaban la insignia en sus pechos, antes de ir a combatir por la vida de los peregrinos en peligro, los patriotas portamos esta cruz como recordatorio de nuestra misión: ser los protectores de la Patria frente a las garras de la modernidad y el globalismo.

Hoy en día, las nuevas generaciones de patriotas venezolanos hemos adoptado la Cruz de Santiago como símbolo de nuestra cruzada histórica. Más que una propuesta política, el renacer de Venezuela dependerá de una filosofía de vida, de una cosmovisión arraigada en la tradición occidental capaz de traer orden a una sociedad sumida en caos. Nuestra defensa de Dios, la Patria y la Familia corresponde a una ardua querella de corte espiritual, donde comprendemos que el hombre no debe ser limitado a un mero plano físico. El ser humano comprende una capacidad creadora infinita, haciéndole portador de ideales inmortales. Tal elevación del entendimiento humano, constituye una verdadera revolución intelectual, la cual nosotros estamos dispuestos a emprender dentro de nuestra vocación nacionalista, hispanista y occidental.

Es por ello que el patriota que ondea vigoroso la Bandera de Guerra a Muerte, borda en ella la cruz del santo guerrero.

¡Propaga el mensaje!

Sobre nosotros Lucio Cornelio Sila

Nacionalista y autoritario nacido en Santiago de León de Caracas. Absolutamente historicista y espiritual. En guerra permanente contra la decadencia moderna y toda forma de igualitarismo. No concibo la resistencia netamente intelectual: conforme escribo propuestas, me preparo para la batalla.

Un comentario

  1. francisco teran

    Excelente muchachos… están luchando fuertemente por el futuro de nuestros hijos ojala todos nos sumemos a la lucha contra este régimen comunista de mierda…. si están organizados en el estado Trujillo me gustaría colaborar con ustedes en la lucha… este es mi numero 0424-7679112.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *